Make your own free website on Tripod.com

PRINCIPAL

Notas Especiales
EL LEVANTAMIENTO Y MASACRE DE CONSTANTINOPLA - Septiembre 1955

Por Juan. M. Zonnaras

Un 6 de Septiembre de 1955, el gobierno turco liderado por el político kemalista Adnan Menderes, inició la última fase de limpieza étnica de la comunidad cristiana griega en Asia Menor. Es oportuno explicar que Menderes adquirió su apellido por sus acciones como soldado irregular kemalista en 1922; una de los actos de los que se jactaba años después, fue la ejecución masiva de jóvenes boy scouts griegos a orillas del río Meander.

Este levantamiento fue fruto de las disputas iniciadas en Chipre entre Greco -chipriotas (el 80% de la población que deseaban la autodeterminación y anexión de la isla a Grecia) y Turco-chipriotas (el 18% de la población de la isla), lo que causó un despertar nacionalista en Turquía contra la comunidad helena. A fines de Agosto, se convocó una reunión en Londres entre las partes interesadas (Grecia, Turquía y Gran Bretaña) para determinar el Status definitivo que tendría la isla. Turquía comenzó a promover diversas manifestaciones en las principales ciudades para mostrar al mundo la sensibilidad de éste tema en su país. El problema de Chipre se había convertido en el asunto nacional más importante de Turquía.

En la mañana de ese 6 de Septiembre, el diario Estambul Express, publicó la noticia de que había explotado una bomba en el lugar de nacimiento de Ataturk, en Tesalónica. Ese mismo día comenzaron las protestas estudiantiles, a las que luego se le sumarían el resto de los grupos que ocasionaron la devastación de la noche del 6 y el 7 de Septiembre.

Los adherentes de Menderes organizaron ese mismo mes de 1955 una enorme fuerza de miles de personas, que reunía a miembros de sindicatos, de otras organizaciones civiles y militares y de la guardia civil. Guiados por militares, policías y otros líderes con legítima autoridad civil, la fuerza turca se dividió y atacó a toda la comunidad griega residente en la ciudad de Constantinopla.

De acuerdo con el Despacho Nª 132 del Servicio Exterior del Departamento de Estado de EE.UU., que data del 27 de Septiembre de 1955 (apenas 22 días después del levantamiento), firmado por la Cónsul General Betty Carp, los turcos "… destruyeron, saquearon (y/o) arrasaron con fuego…" "… mas de 61 iglesias fueron completamente o parcialmente dañadas (el número actual resultó ser mayor); tres monasterios; los cementerios fueron profanados, como marca éste despacho,…" "… la multitud desenfrenada golpeó con particular frenesí a dos Centros Comunitarios Ortodoxos Griegos, al cementerio central en Sisli y al cementerio del Patriarcado en Balikli. Estos últimos recibieron particularmente una destrucción extensiva. Cruces y estatuas fueron derribadas, los sepulcros y las bóvedas fueron abiertos y los restos de los cadáveres fueron sacados y dispersados. En Balikli, los sarcófagos de los Patriarcas Griegos Ortodoxos fueron profanados."

El Despacho del Dpto. de Estado también enumera a un sacerdote, Chrysanthos (Mantas), quien fuera quemado vivo en Balikli, y a siete miembros líderes de la Iglesia Ortodoxa Griega quienes fueron muy maltratados. Adjunta también la lista de 35 escuelas que sufrieron "daño extensivo"; varias cocinas y comedores comunitarios que funcionaban en conjunto con algunas de las escuelas, fueron "demolidas". Por otro lado, informa que tres diarios principales, Apogevmatini, Tachydromos y Embros "…sufrieron grandes pérdidas. Los dos primeros tenían tanto las oficinas como la planta de impresión completamente destruida. En el caso del tercero, solo sus oficinas fueron destruidas ya que no poseía sala de impresión propia."

El despacho agrega la siguiente información: "Un relevamiento del daño infligido a los Establecimientos públicos de la Comunidad Griega de Estambul durante la noche de alboroto y desenfreno del 6-7 de Septiembre, muestra que la destrucción causada fue radicalmente extendida por toda la ciudad. De hecho, solo un pequeño porcentaje de la propiedad de la Comunidad se salvó aparentemente de la agresión. A pesar de que no existen todavía cálculos que estimen el daño causado, en el curso de la noche de referencia se mostró una clara imagen del alcance de la destrucción. En la mayoría de los casos el asalto a estos Establecimientos incluyó una completa destrucción de las instalaciones, mobiliario, equipamiento, profanación de lugares sagrados y reliquias, saqueo y pillaje. En algunas instancias, daño severo se infligió a las mismas edificaciones por el fuego."

El texto del Despacho fue publicado por "El Observador de Helsinki" en el reporte intitulado: "La Negación de los Derechos Humanos & Identidad Étnica: Los Griegos de Turquía" (Nueva York; Marzo de 1992). Este reporte también documenta la muerte por linchamiento de por lo menos quince individuos, que incluye al Padre Chrysanthos (antes mencionado), y a dos Obispos, Gerásimos de Pánfilos y Gennadios Arabtzoglu. De hecho, el número de muertos fue tres o cuatro veces mayor.

La Iglesia de Inglaterra elaboró un reporte después de los eventos en el cual estimaba que cuatro mil negocios de propietarios griegos fueron destruidos y desvalijados. El número de residencias privadas atacadas no fue compilado confiablemente. El daño monetario en términos de dólares fue estimado en $150 millones (datos de 1955; esa cifra es considerablemente mayor a la fecha).

La policía turca, que en un principio apoyaba estos actos de violencia, tuvo que recurrir al uso de la fuerza, una vez que se dieron cuenta que no podían detenerlo. Se impuso la ley marcial en Estambul. El gobierno, a su vez, declaró que fueron los comunistas los responsables de los actos de barbarie, y muchos fueron encarcelados. Posteriormente, se descubrió que los eventos fueron planeados por la Agencia Nacional de Inteligencia (MIT), y la bomba (puesta en la casa de Ataturk), fue colocada por Oktay Engin, un agente de la MIT, quien en 1992 fue Gobernador de Nevsehir, una provincia de Turquía. (Ozgur Gundem; Septiembre de 1992)

Este fue el acto final en la extirpación del Helenismo de Asia Menor, uno de los términos usados para describir el Genocidio de los Griegos Cristianos. La mayoría de los griegos que sobrevivieron a éste infame accionar, huyeron de Constantinopla para nunca más regresar. Actualmente residen solo dos mil quinientos griegos en la Antigua Capital Cristiana (del medio millón que poseía en 1920). En los últimos ocho años, hubo cuatro atentados de bomba en nuestro Patriarcado Ecuménico, reivindicado por grupos extremistas y fundamentalistas turcos; éstos atentados no fueron motivo de atención de la prensa internacional. Es, a mi entender, nuestra labor mantener viva en la memoria colectiva semejantes atrocidades sufridas por nuestros compatriotas, para que nunca jamás se vuelvan a repetir en ningún lugar de este bendito planeta.

Este es un resumen del número aproximado de propiedades de dueños griegos destruidas durante la noche del 6 y el 7 de Septiembre de 1955 en Constantinopla:

 

Casas Destruidas 2,600

Negocios Destruidos 4,340

Hoteles Destruidos 110

Farmacias Destruidas 27

Iglesias Totalmente Quemadas 38 I

glesias Destruidas 35

Diarios Destruidos 3

Organizaciones Atléticas Dest. 5

La cantidad de muertos no pudo establecerse, aunque se calcula en cientos. Hubo además no menos de 200 violaciones.

Juan M. Zonnaras

Fuentes:

- Artículos facilitados por A. Caratzas

- Historia de Grecia Moderna, de Apóstolos Vacalópulos (Chile, 1995)

- www.hellas.org

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Patriarca Atenagoras I en las ruinas de la Iglesia de los Santos Constantino y Helena

Entrada del Patriarcado Ecumenico ocupada por el ejército turco

Iglesia de los Santos Constantino y Helena destruida

 

Cementerio cristiano de Constantinopla profanado por los turcos

 

Hordas turcas arrasan con comercios griegos